Sylvie Fleury, ironías sobre el consumismo

Por primera vez llega a España la obra de la artista suiza Sylvie Fleury, concretamente al CAC Málaga, que ha colaborado con la Fundación Suiza para la Cultura Pro Helvia, para exhibir, hasta el 12 de junio, un recorrido por la producción artística de los últimos veinte años de esta creadora que ironiza sobre el consumismo y el desasosiego que rodea a la sociedad actual. A través de esculturas, murales, neones y vídeos, Fleury transforma al museo malagueño en una gran instalación, descubriendo la faceta más destructiva del consumismo, para evidenciar que nada es lo que parece.

Panorámica de la exposición de Sylvie Fleury, en el CAC Málaga. Foto: cortesía CAC Málaga.

Y es que la creación de Fleury critica e ironiza sobre esta sociedad en la que «tanto tienes, tanto vales». En el CAC Málaga, la artista conduce al visitante por un universo de lujos, de moda y de grandes marcas a través del arte para denunciar la superficialidad de un mundo caprichoso e insatisfecho, que se ha empeñado en obviar algo tan básico e importante como el hecho de que no es más feliz el que más tiene, si no el que disfruta, valora y comparte lo que posee. La ansiedad reinante en nuestros días, fruto de esta cultura popular que sólo busca las posesiones materiales a toda costa, es el argumento que da vida a la creación de Fleury, quien juega con el espectador y le introduce en un mundo de belleza, de lujo, de moda, en definitiva, de consumo para sorprenderle con una crítica mordaz.

Chromo Quartz, 2001, Sylvie Fleury. Foto: cortesía Spruth and Magers Gallery, Berlin / Thaddaeus Ropac Gallery, Salzburg – Paris.

«El trabajo de Sylvie Fleury -afirma Fernando Francés, director del CAC Málagaes un reflejo de la cultura pop y la devota connivencia por el consumo convulsivo e, incluso, neurótico. Tras la exclusividad y el lujo que caracterizan sus objetos se esconde la desilusión o el desengaño. Es difícil saber si verdaderamente idolatra estos objetos o si son un mero instrumento para satirizar una sociedad que venera el culto al cuerpo, la belleza y las posesiones materiales. Fleury ha desarrollado un idioma formal propio que es mucho más complejo y desconcertante de lo que en un principio pudiera parecer. Sus obras adquieren un valor intrínseco que exceden la mera afirmación de las marcas que las protagonizan, descubriendo glamurosas provocaciones. Y es que, tras las promesas de felicidad, estatus social y sexo que esconden muchos de los productos y firmas con las que Fleury crea sus trabajos, subyace una visión grotesca y caricaturesca de los cánones y prototipos de la cultura contemporánea como la delgadez, símbolo de belleza, el fetichismo por las marcas o el insaciable deseo de tener más.

Sin título, 2010. Bronce fundido y hoja de paladio. Foto: cortesía Thaddaeus Ropac Gallery, Salzburg – Paris.

La creación de Fleury está fuertemente influencia por el Art Pop y, especialmente, por Andy Warhol, aunque su interés por la instalación y el arte post-conceptual se lo debe a Olivier Mosset y John Armleder. En su obra también se aprecian referencias a Joseph Kosuth, Jeff Koons, Jenny Holzer, Piet Mondrian, Victor Vasarely, Donald Judd o Marcel Duchamp.

, , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Marc Montijano, espiritualidad y sencillez — Punta Fina - 13 abril, 2011

    […] VMarc Montijano, contra la violencia de géneroAndy Hope 1930: Robin Dostoyevsky en MálagaSylvie Fleury, ironías sobre el consumismoCAC Málaga, Julião Sarmento 2000–2010Marc Montijano, contra la hostilidad exteriorDexter Dalwood […]

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies