RTA-Office: Museo de Troya, joya en Çanakkale

El estudio de arquitectura RTA-Office, dirigido por Santiago Parramón, en colaboración con el estudio turco DOME Partners, ha participado en el concurso internacional para diseñar el nuevo  Museo de Troya de Çanakkale, en Turquía. Aunque finalmente su proyecto no ha sido el ganador, merece la pena adentrarse en él por su concepto general, estética y virtudes sostenibles.  Los arquitectos han entendido la pinacoteca como un gran acontecimiento, un edificio escultura que catapulte la zona con el fin de revalorizarla y reubicar su valor en el plano global.  Un proyecto con un planteamiento ambicioso, cuya estrategia de diseño se basa en la construcción de una pieza única, entendida como una joya, que por un lado sea complemento de las ruinas de Troya y, por otro, cree valor por sí misma, con una apuesta muy fuerte por la construcción sostenible.

El estudio de arqutectura RTA-Office, junto al estudio turco DOME Partners, han diseñado el nuevo Museo de Troya de Çanakkale, Turquía. Foto: cortesía RTA-Office.

El museo se alza en la naturaleza como un obra tallada artesanalmente. Su volumen va a sobresalir del terreno, pero respetando la dignidad del entorno natural. Sus trazos recuerdan a la geometría de Troya, sus curvas tensas, los planos que las cortan e interseccionan de forma súbita, los encuentros entre cóncavo y convexo. Todo el museo ha sido concebido como una experiencia exterior e interior, de hecho esta vivencia se inicia nada más llegar al recinto tras aparcar el vehículo en el parking. El traseúnte se dirige al edificio por un intencionado recorrido a través de un campo de olivos que proporciona texturas, sombras y frescura, tras el que se descubre el edificio.

El diseño del edificio busca generar un acontecimiento a través de una pieza arquitectónica que catapulte un lugar con el fin de revalorizarlo. Foto: cortesía RTA-Office.

Bajo un sorprendente umbráculo de madera se dispone el programa del edificio. A través de una gran plaza abierta al exterior se han diseñado la zona de recibidor y el distribuidor de actividades, desde donde se accede a la zona de bar-bufett y parque infantil. Tras este espacio de altura baja y de apariencia excavada, para dar la sensación de entrar en un espacio arqueológico, se encuentra la zona de control y el acceso principal al museo. Es aquí donde la percepción del espacio cambia radicalmente, se vuelve a estar bajo la verdadera magnitud de la gran cubierta del edificio y, enfrente, aparece una rampa que, siguiendo la topografía original del terreno, conduce a las zonas de exposición. Al final se encuentra la zona de investigación arqueológica dispuesta en una superficie excavada en el terreno, justo tres metros por debajo del nivel de acceso al espacio de exposición permanente.

Los arquitectos quieren que el museo se viva como una experiencia. Foto: cortesía RTA-Office.

El restaurante tiene una gran terraza exterior, situada sobre una gran plataforma de agua donde se reflejan los campos de olivos de alrededor y las zonas de recreación. Al final del área de exposición permanente y temporal y como final del recorrido se sitúa el auditorio y un bar. El edificio además cuenta con una zona de oficinas de gestión. La principal característica del museo es la creación de espacio frente a la creación de forma, de ahí que el resultado es un volumen único que se configura como un todo unitario. Su fuerte expresión matérica se consigue por el uso de un solo material, la madera, que se ha escogido especialmente tanto para la estructura como para la piel del edificio. Además es el único material que provee al conjunto de cero emisiones de CO2.

Bajo un imponente umbráculo de madera se dispone el programa del edificio. Foto: cortesía RTA-Office.

Para el diseño, los arquitectos han fusionado la más alta tecnología de modelado y la construcción de espacio en tres dimensiones, para conseguir una integración armónica con el paisaje y un mayor compromiso en pro de la sostenibilidad, la eficiencia energética y el acondicionamiento del edificio. El deseo es que el edificio sea un lugar ambientalmente responsable, rentable y saludable para poder convivir y trabajar en él con calidad de vida. La propuesta de RTA-Office y Dome Partners busca utilizar las mejores prácticas en la fase de proyecto y construcción para reducir significativamente o eliminar el impacto negativo del edificio en el ambiente y conseguir así el liderazgo en Diseño Energético & Medioambiental para que el edificio sea certificado “verde” LEEDTM por el Green Building Concil WORLDGBS New York. El objetivo es conseguir un ahorro de alrededor de un 70% de energía y lograr la máxima clasificación de eficiencia energética A.

, , , , , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies