fbpx

Paul Delvaux: paseo por el amor y la muerte

Deseosos estamos ya de que el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid inaugure el 24 de febrero su exposición dedicada al pintor belga Paul Delvaux; un paseo a través de la atmósfera poética y misteriosa de este creador que no llegó nunca a considerarse propiamente surrealista, pero que su obra está llena de guiños a este genial movimiento artístico.

Como muy bien dice el título de la exposición, Paseo por el amor y la muerte, el Thyssen ofrece un magnífico recorrido a través de la creación de Paul Delvaux, centrando la mirada en los cinco grandes temas de su iconografía desde el punto de vista del amor y la muerte: Venus yacente, un motivo recurrente de su creación, El doble (parejas y espejos), vinculado siempre a la seducción y la relación con el otro, Arquitecturas, especialmente de la antigüedad clásica, Estaciones, fundamentales en la construcción de su personalidad pictórica, y, finalmente, El armazón de la vida, que recoge su fascinación por los esqueletos.

Paul Delvaux

La Terraza, 1979, © Paul Delvaux, VEGAP, Madrid, 2015. Foto: Vicent Everarts, Bruselas.

Paul Delvaux

Mujer y esqueleto, 1949, © Paul Delvaux, VEGAP, Madrid, 2015.

La exposición, comisariada por Laura Neve, es el fruto de la colaboración entre el Museo Thyssen y el Musée d’Ixelles, y reúne más de medio centenar de obras del artista belga. Tras haber experimentado con el realismo, el fauvismo y el expresionismo, Paul Delvaux quedó deslumbrado por la creación de Magritte y Giorgio de Chirico, convirtiéndose el surrealismo en uno de sus descubrimientos artísticos más inspiradores para su creación. Todas estas influencias hicieron que Delvaux desarrollase unas pinceladas cargadas de un ambiente extraño y enigmático poblado por seres aislados, ensimismados, casi sonámbulos situados en ambientes nocturnos o espacios al aire libre con un marcado caracter arquitectónico.

Paul Delvaux

Las sombras, 1965, © Paul Delvaux, VEGAP, Madrid, 2015.

Paul Delvaux

El incendio, 1935, © Paul Delvaux, VEGAP, Madrid, 2015.

Procedente de una familia de abogados, Paul Delvaux consiguió que su padre le permitiera acceder a la Academia de Bellas Artes de Brusela donde, tras estudiar arquitectura (tan presente en su creación plástica), decide dedicarse a la pintura decorativa. En sus primeras obras se aprecia influencias de artistas expresionistas flamencos como Constant Permeke y Gustave de Smet, y empieza a despuntar su tendencia a representar al ser humano, especialmente a la mujer, algo que se mantiene a lo largo de toda su creación.

Paul Delvaux

Crucifixión, 1954, © Musée d’Ixelles/ Paul Delvaux.

Paul Delvaux

Mujer ante el espejo, 1936, © Paul Delvaux, VEGAP, Madrid, 2015.

La Anunciación, La Venus dormida, Los esqueletos, El incendio o Las amigas son algunas de las magníficas obras que se van a poder contemplar en el Museo Thyssen desde el 24 de febrero hasta el 7 de junio.

, , ,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies