Museo Thyssen: Matta, El cubo abierto

El Museo Thyssen-Bornemisza inaugura la nueva temporada de exposiciones el 9 de septiembre con una interesante instalación, dentro del ciclo L’Honni aveuglant (El proscrito deslumbrante), dedicada al artista chileno Roberto Matta, justo cuando se celebra el centenario de su nacimiento. Bajo el título, El cubo abierto, la pinacoteca madrileña propone un recorrido a través de cinco obras de su colección permanente, con las que reproduce el montaje que el propio Matta presentó  en 1966, en la Galerie Alexandre lolas de París. Junto a ellas, se expone otra pintura de Matta también de la colección permanente, Sin título, 1942-1943.

Donde mora la locura. Del ciclo: El proscrito deslumbrante, 1966. © Matta, Museo Thyssen-Bornemisza.

El proscrito deslumbrante. Del ciclo: El proscrito deslumbrante, 1966. © Matta, Museo Thyssen-Bornemisza.

Éste es uno de esos montajes que no va a dejar a nadie indiferente, todo lo contrario, el público se va a sentir sobrecogido por el apasionante lenguaje creativo de Matta, considerado el último representante del surrealismo. Un gran lienzo de fondo –Grandes expectativas-, dos en los laterales –El proscrito deslumbrante y El dónde en marea alta-, y otros dos colgados del techo –Donde mora la locura A y Donde mora la locura B-, dan lugar a lo que el propio Matta denominó “cubo abierto”.

El dónde en marea alta. Del ciclo: El proscrito deslumbrante, 1966. © Matta, Museo Thyssen-Bornemisza.

Donde mora la locura B. Del ciclo: El proscrito deslumbrante, 1966. © Matta, Museo Thyssen-Bornemisza.

Con esta espectacular presentación, el artista deseaba que el público se sumergiera en su universo pictórico, cargado de referencias literarias, espirituales y artísticas. Matta buscaba introducir al espectador en su obra, colocándolo en el centro del cubo como si fuera una de sus seis caras, con el objetivo de que se sintiera poseído por el cuadro.

Sin título, 1942-1943, © Matta, Museo Thyssen-Bornemisza.

Matta nació en en Santiago de Chile en 1911 y falleció en Civitavecchia en 2002, a lo largo de su trayectoria artística siempre tuvo un gran interés por el estudio de las dimensiones y su representación, convirtiendo a la investigación espacial en una de las obsesiones de su pensamiento artístico. Por este motivo, el “cubo abierto”, que ahora presenta el Museo Thyssen, era para el artista la obra de arte total; ésa que rodea al espectador y lo convierte en su protagonista. La exposición estará abierta al público hasta el 23 de octubre.

, , , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies