Marc Chagall, primera retrospectiva en España

Arranca 2012 con grandes propuestas desde el mundo del arte, una de ellas: la primera retrospectiva que se organiza en España del artista ruso Marc Chagall que se podrá ver en el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid desde el 14 de febrero hasta el 20 de mayo.

El violinista, 1912-1913. Foto: © VEGAP. Cortesía: Museo Thyssen-Bornemisza.

Más de 150 obras procedentes de colecciones e instituciones públicas y privadas del todo mundo, reunidas en ambas sedes, para repasar toda la trayectoria de uno de los artistas más destacados del siglo XX; un creador singular, con un estilo personal e inconfundible, que ocupa un papel clave en la historia del arte. La selección, realizada por el comisario de la muestra Jean-Louis Prat, presidente del Comité Chagall, va a ofrecer a los visitantes un largo y completo recorrido a través de las obras maestras del artista.

La habitación amarilla, 1911. Foto: Peter Schibli, Basel. © VEGAP. Cortesía: Museo Thyssen-Bornemisza.

Marc Chagall desarrolló un estilo pictórico expresivo y colorista, muy vinculado a sus experiencias vitales y a las tradiciones religiosas y populares de la comunidad judía rusa. En él combinó ciertos elementos de la vanguardia cubista, del fauvismo y del orfismo de Robert Delaunay, para crear un estilo personal y difícil de clasificar. Trabajador incansable y siempre abierto a nuevas experiencias y conocimientos, su producción artística es rica y abundante. Estuvo siempre abierto a explorar nuevas técnicas -óleo, grabado, escultura, cerámica, vidriera…- y a acometer nuevos proyectos. Un capítulo importante de la exposición está dedicado, por ejemplo, a su importante faceta como ilustrador de libros.

El gato y los dos gorriones, 1925-1926. Foto: © VEGAP. Cortesía: Museo Thyssen-Bornemisza.

A lo largo de toda su vida, Chagall estuvo acompañado por poetas y escritores. Breton, Malraux, Cendrars, Apollinaire… muchos veían en él a un “pintor literario”. Chagall amaba la literatura, sobre todo el mensaje de libertad que contienen las palabras a las que él supo enriquecer con sus composiciones llenas de fantasía y de color. Y es que Chagall, efectivamente, fue un maestro del color. Sus tonos vibran con distintas intensidad, logrando realzar el contenido de sus cuadros: sus verdes, sus azules, sus rojos o amarillos dan vida a los personajes, reales o fantásticos, que pueblan sus complejas composiciones. Un violinista, un rabino, una pareja de enamorados, un saltimbanqui, un paisaje y toda una amplia gama de animales fabulosos dan vida al universo de este fascinante artista precursor del surrealismo y sobre el que el mismo André Breton dijo: «Con él la metáfora hizo su entrada triunfante en la pintura moderna».

La Virgen de la aldea, 1938-1942. Foto: Hélène Desplechin. © VEGAP/ Museo Thyssen-Bornemisza.

Nacido en la ciudad bielorusa de Vitebsk, Chagall tuvo una larga vida casi centenaria, marcada por todos los grandes acontecimientos históricos de la primera mitad del siglo XX. En el Museo Thyssen y en la Fundación Caja Madrid, los visitantes se van a encontrar con un recorrido cronológico en el que se recogen todas las etapas creativas de este artista poeta de los pinceles. Sin duda, una cita imprescindible con el arte en mayúsculas en Madrid, lo recomendamos.

, , , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies