Maite Caramés: Visible lo invisible

Las fotografías de Maite Caramés tienen ese don especial de atrapar la mirada y quedarse enredadas en las emociones y pensamientos del espectador. Son fotogramas que despiertan sensaciones y sentimientos, y que hacen pensar sobre las historias que esconden en su interior. La Galería Tagomago de Barcelona presenta, hasta el 21 de mayo, la exposición Visible lo invisible, un recorrido por dos series distintas de la fotógrafa: Despertares (2009)  y Ausencias (2010). Junto a ellas también se exhibe Serendipia, una aproximación a nuevos mundos de la mano del tándem fotográfico que formaron Caramés e Isabelle Rabaud, en 2005, con el nombre de Hassel y Gretel.

Serie Serendipia, © Maite Caramés/ Isabelle Rabaud. Foto: cortesía Galería Tagomago.

El subconsciente, el mundo onírico y la atemporalidad de las historias se convierten en los ejes de este emocional recorrido. En Despertares, la artista plantea un viaje imaginario desde su interior, con el objetivo de poner sobre escena el universo femenino, mediante una atmósfera ensoñadora. A través de las veinte imágenes en blanco y negro de la serie, Caramés habla sobre la identidad, el paso del tiempo, el conocimiento del cuerpo, el espacio físico y emocional, expresando vulnerabilidad, vivencias y miedos. Y todos estos elementos tan delicados y sutiles, que se sitúan en la frágil línea que separa realidad e irrealidad, Caramés los retrata jugando con el azar que ejercen las numerosas entradas de luz en la película, así como las dobles exposiciones en algunas imágenes.

En Despertares la artista plantea un viaje imaginario desde su interior, cargado de sensaciones y emociones. Foto: © Maite Caramés- Cortesía Galería Tagomago.

En la serie Ausencia, la fotógrafa construye un relato ficticio, pero también muy personal, que proviene de la realidad de nuestra condición de ser humano. Caramés utiliza un lenguaje irónico, misterioso e intrigante para, a través de diez fotografías en color, mostrar a un personaje que deja rastro de su ausencia mediante acciones suspendidas en el tiempo, incitando al espectador a reflexionar y a que deje volar su imaginación. El color rojo es el elemento clave de esta serie, reflejo de esa presencia invisible.

En Ausencias, Caramés contruye un relato ficticio que proviene de la realidad de nuestra condición de ser humano, contado desde un perspectiva irónica, misteriosa e intrigante. Foto: © Maite Caramés, Cortesía: Galería Tagomago.

La exposicion en Tagomago se cierra con Serendipia, un trabajo realizado en conjunto con Isabelle Rabaud. A través de treinta obras de formatos diferentes y de una instalación fotográfica, acompañada por una película y una banda sonora, las artistas profundizan en el concepto de serendipia, el término que designa el descubrimiento o el hallazgo inesperado y feliz de algo que se encuentra sin buscarlo.

, , , , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies