Giulio Cappellini: “Una vida no es suficiente para hacer todo lo que uno desea y quiere”

Punta Fina inaugura la sección de Entrevistas con una de las figuras del diseño más emblemáticas e influyentes del momento: el gran Giulio Cappellini (Milán, 1954). Aprovechando su visita a Madrid, de la mano de Ibermaison, el arquitecto y diseñador italiano, director de Cappellini, una de las firmas de referencia de mobiliario de diseño con más prestigio a nivel mundial, nos concedió una entrevista en la que su espíritu emprendedor e inquieto y su pasión y compromiso por el diseño, nos permite entender cómo su compañía se ha convertido en una empresa que crea tendencias.

Giulio Cappellini en la tienda Ibermaison de Madrid.

Punta Fina: Gracias a su trabajo se ha convertido en una figura emblemática del diseño. Hasta llegar a este punto, ¿cómo recuerda sus inicios y cuáles eran sus valores como diseñador?

Giulio Cappellini: Empecé a estudiar arquitectura en la Facultad Politécnica de Milán porque quería ser arquitecto. Mis padres tenían una pequeña empresa de mobiliario de la que yo por entonces no pensaba encargarme. Durante mi etapa en la facultad tuve la gran suerte de vivir un momento crucial de revolución en el mundo del diseño y la arquitectura, y de empezar a trabajar en el estudio del magnífico arquitecto y diseñador italiano Gio Ponti. Esta fue una experiencia fantástica que me unió más tanto al diseño como a la arquitectura. Casualmente empecé a trabajar en la empresa familiar, porque vi una oportunidad en el mundo del diseño y comencé a colaborar con diferentes diseñadores como es el caso de Japer Morrison, los hermanos Bouroullec o Tom Dixon quienes empezaron sus carreras con Cappellini y las han seguido desarrollando también con otras empresas.

P.F.: ¿Cuáles han sido los puntos de inflexión claves a lo largo de su trayectoria?

G.C.: Realmente, trabajando día a día, con gran pasión, se cometen siempre una serie de errores, lo importante es sacar provecho de esos errores que se cometen y seguir adelante. Cuando se diseña se esperan siempre una serie de resultados, pero lo importante es guardar respeto, no meterse en discusiones y pensar que el diseño siempre cambia. Por esta razón yo siempre viajo muchísimo, porque viajando tienes la posibilidad de conocer muchas personas diferentes y culturas, tradiciones y países diversos. Esto te permite trabajar desde otra perspectiva que implica que puedes crear el producto y venderlo en distintos lugares del mundo como Madrid, Nueva York, Milán o Nueva Delhi.

Tienda Ibermaison de Madrid se vistió de mobiliario Cappellini para recibir al gurú del diseño.

P.F.: ¿Cómo influye el Giulio Cappellini Diseñador en el Arquitecto y viceversa?

G.C.: Trabajar  en un proyecto pequeño o en otro grande es sólo un problema de escala, de diferentes dimensiones. Obviamente, cuando trabajas un espacio te encuentras con unas problemáticas que no tienes cuando trabajas un mueble. Como arquitecto yo tengo en cuenta la idiosincrasia de cada país donde quiero desarrollar un proyecto. El problema de la arquitectura contemporánea es la homogeneidad, cuando se pasea por las grandes ciudades se observa que no hay grandes diferencias, yo pretendo diferenciar en mis proyectos las cosas de cada país, de cada cultura.

P.F.: Para que un diseño atrapa su atención y le seduzca, ¿qué elementos debe de tener?

G.C.: Ante un diseño lo primero que pienso es llevármelo a mi casa, y si me gusta directamente decido meterlo en producción. Cuando colaboro con otros diseñadores me apetece mucho participar de todo el proceso hasta llegar al producto final, esto me permite sentir una continua emoción. Pero la sensación, la emoción inicial es fundamental para mí. Si una cosas me atrae el 100% desde el primer momento, esa emoción no se pierde nunca.

Silla Tulip, un diseño de Marcel Wanders para Cappellini. Foto: cortesía Cappellini.

P.F.: ¿El antidiseño es para usted?

G.C.: Hay diseño en todo, hasta en lo que se considera más banal porque un pequeño objeto en casa tiene su valor. Es cierto que siempre que hablamos de diseño pensamos en un objeto muy importante, pero realmente hay diseño en todos los objetos a diferentes escalas. El diseño se expresa de formas diversas, puede ser minimalista, orgánico, barroco…

P.F.: ¿Cuál es el proyecto que le hace sentirse más orgulloso?

G.C.: Los proyectos que más me han satisfecho han sido los que más trabajo me han costado llevar a cabo, sobre todo con los hermanos Bouroullec o Jasper Morrison, con los que he trabajado desde el principio hasta el final en un camino bastante largo que luego ha dado buenos resultados, tanto a nivel personal como comercial.

La silla Spring es un diseño de los hermanos Bouroullec de 2002 para Cappellini. Foto: cortesía Cappellini

P.F.: ¿Cuáles son sus próximo retos personales?

G.C.: Hay tantas cosas por realizar, una vida no es suficiente para hacer todo lo que uno desea y quiere. El proyecto sobre el que actualmente estoy trabajando es un nuevo catálogo, bueno más bien es un libro que supone un recorrido por todos nuestros diseños. Quiero que esta obra transmita una serie de sensaciones, de encuentros… Es un mezcla de arte, de diseño y de gráfica. Es un proyecto que estoy realizando bajo la idea de imagen universal.

, , , , ,

One Response to Giulio Cappellini: “Una vida no es suficiente para hacer todo lo que uno desea y quiere”

  1. Miguel 1 noviembre, 2010 at 20:52 #

    Pues si está sección empienza con un grande, ¿cómo seguirá?

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies