Ensalada de kale con semillas, nueces y arándanos

Se va acercando el verano y llega la época de las ensaladas. Os voy a ir proponiendo diferentes opciones muy nutritivas y fáciles de hacer con superalimentos que nos van a dar vitalidad y energía. Empezamos con una deliciosa ensalada de kale con semillas, nueces y arándanos.

Esta ensalada de kale con semillas, nueces y arándanos es una opción excelente para introducir en tu dieta una verdura tan saludable, si todavía no lo has hecho.

¿Sabías que la col kale, también conocida como col rizada, es una fuente excelente de proteínas? Esta crucífera de hojas rizadas aporta al organismo todos los aminoácidos esenciales.  Es rica en vitaminas A, C y K, luteína y zeaxantina, estos últimos dos carotenoides muy antioxidantes e importantes para la salud ocular junto a la vitamina A. Además, es rica en hierro, esencial para la energía, y contiene más calcio que la leche, por lo que ayuda en casos de osteoporosis.

Para beneficiarnos de todas sus virtudes nutricionales es importante comerla cruda. Muchas personas me han comentado que es un verdura “basta” al gusto. Conseguir que sea más cremosa y hablandar sus hojas es fácil, simplemente hay que preparar un rico aderezo, como el que te voy a proponer en esta receta.

Lo que vas a necesitar para 2 raciones
  • 200 gramos de kale (a ser posible ecológica).
  • 15 gramos de mezcla de semillas (yo he utilizado de calabaza, girasol, sésamo blanco y negro y amapola).
  • Sal de Guérande u otra  sal marina. Yo personalmente soy fan de la Sal de Guérande que procede de Bretaña. Es una sal marina natural, sin refinar, sin aditivos y secada al sol. Es de alta calidad, rica en oligoelementos y sales minerales.
  • 25 gramos de arándanos ecológicos.
  • 6 nueces ecológicas activadas. ¿Cómo activarlas? Muy fácil, simplemente déjalas 6 horas en remojo en agua mineral. Con esto conseguimos activar sus enzimas, mejorar su digestibilidad y su calidad nutritiva.

Para el aderezo:

  • 1 aguacate maduro.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 1/2 cucharadita de espirulina en polvo (soy fan de la de Salud Viva).
  • Vinagre de manzana con la madre (muy importante que no esté pasteurizado).
  • 2 cucharaditas de Tamari.
Preparación
  1. Lava a conciencia la kale, quita los tallos y córtala (mejor con las manos) en trozos pequeños y colócala en un bol.
  2. Añade una pizca de  sal de Guérande al bol y frota bien los trozos de kale para que se vayan hablandando y reserva.
  3. Prepara el aderezo en otro bol. Coloca el aguacate y machácalo bien con un tenedor. Incorpora la espirulina, el aceite de oliva, el tamari y el vinagre, la pizca de sal y remueve muy bien.  Si ves que te queda muy espesa, puedes añadir una pizca de agua mineral hasta conseguir la densidad que más te guste.
  4. Vierte el aderezo con la kale y remueve para que todas las hojas se impregnen bien. Añade las semillas y los arándonos y ¡lista para disfrutar!

Sobre la spirulina– Deliciosa alga unicelular azul verdosa muy valorada por ser una fuente importante de proteínas, vitaminas y minerales.

, , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies