Antonio López, más allá de la realidad

Es uno de los artistas más admirados y respetados de la actualidad, tanto a nivel nacional como internacional. Su mirada poética y delicada se expresa a través de unas pinceladas que recogen no sólo una imagen o un paisaje, sino que Antonio López es de esos artistas con luz capaces de atrapar el alma de los lugares, la naturaleza y las personas. Su creación, tanto pintura, escultura o dibujo, abre una ventana por la que colarse en la esencia más infranqueable de las cosas.  Todos los seguidores del artista y aquellos que todavía no le conocen tienen una gran oportunidad para acercarse al universo de este creador de Tomelloso nacido en 1936, en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, hasta el 25 de septiembre.

Gran Vía, 1974-1981. Óleo sobre tabla. © Antonio López. VEGAP, Madrid 2011. Cortesía: Museo Thyssen-Bornemisza.

Antonio López ha supervisado personalmente, junto a los dos comisarios María López -su hija- y Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen, todos los aspectos de esta exposición que ofrece la propia mirada del artista sobre su yo creativo a través de su obra más reciente y antigua. Se trata de una muestra de carácter casi autobiográfico que no se ajusta a un orden cronológico, sino que el recorrido va conduciendo al público hacia adelante y hacia atrás en la obra de Antonio López, en una combinación equilibrada entre pintura, dibujo y escultura, los tres géneros que ha cultivado a lo largo de su carrera. Desde la vistas de Madrid, incluidas las más recientes (y que despiertan una gran expectación) de la Gran Vía, pasando por las imágenes de su Tomelloso natal y sus dibujos de frutales y de interiores, hasta sus retratos de parejas están presentes en el recorrido, haciendo hincapié en sus influencias y su conexión con la tradición, de la que se le siente heredero hasta la obsesión.

Antonio y Mari, 1961 (intervenido en 2011). Óleo sobre tabla. Colección del artista. © Antonio López. VEGAP, Madrid 2011. Cortesía: Museo Thyssen-Bornemisza.

Considerado como el gran representante del realismo y la figuración española contemporánea, Antonio López es un defensor de la libertad como fuente máxima de la creatividad y de los sentimientos y materia básica del proceso creativo y de comunicación con los demás. Su método de trabajo se basa en la búsqueda y captura de la esencia del objeto o del paisaje, para ello el artista lleva a cabo una elaboración lenta y meditada a través de la que rehace, retoca y corrige su obra a veces durante años hasta conseguir el efecto deseado.

Hombre y mujer, 1968-1994. Madera policromada. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. © Antonio López. VEGAP, Madrid 2011. Cortesía: Thyssen-Bornemisza.

El Thyssen ofrece un recorrido que parte de un espacio que sintetiza su obra y muestra la visión que Antonio López tiene de sí mismo como artista y, en concreto, como heredero de la tradición. En esta parte el público se va a encontrar con tres grandes núcleos de su producción y sus obras maestras de los últimos veinte años, entre ellas sus famosas vistas de Madrid y, especialmente, de la Gran Vía, incluida la serie sobre la que actualmente está trabajando. También se puede contemplar una importante selección de dibujos y pinturas en torno a otro de sus grandes motivos: el árbol y su huerto particular. Y, en tercer lugar, la representación de la figura humana, tan importante en su producción tanto en escultura como en dibujo y heredera de la proporción del mundo clásico.

Membrillo, 1992. Óleo sobre lienzo. Fundación Focus-Abengoa. © Antonio López. VEGAP, Madrid 2011. Cortesía: Museo Thyssen-Bornemisza.

El recorrido continua con un paseo temático y cronológico desde sus inicios en Tomelloso, con figuras individuales o en pareja, paisajes e interiores, hasta obras que llegan directamente del estudio para mostrarse al público por primera vez. La exposición se completa con la proyección de dos documentales dedicados al artista, elaborados específicamente para la ocasión, con imágenes de su trabajo en este último año, tanto en su estudio como en exteriores, junto a diversas entrevistas a personas próximas a él.

Figura de mujer. Eva, 2010. Cera blanca y escayola. © Antonio López. VEGAP, Madrid 2011. Cortesía: Museo Thyssen Bornemisza.

Paralelamente a la muestra, el museo ha organizado todos los sábados del mes de julio la proyección de la película El sol del membrillo (1990-1992) de Victor Erice, a través de la que el cineasta exploró el proceso de creación del artista. Con motivo de la exposición, la pinacoteca también amplia su horario de visitas hasta su clausura el 25 de septiembre.

 

, , , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Escultura monumental I. Galería Marlborough: Leiro, López, Muñoz... - 27 febrero, 2020

    […] piezas representativas de Magdalena Abakanowicz, Beverly Pepper, George Rickey, Tom Otterness, Antonio López, Francisco Leiro y Blanca Muñoz. Al tratarse de esculturas monumentales se ha querido con el […]

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies