AGI architects: Secret House, Kuwait

Desde el estudio de arquitectura hispano-kuwaití AGi architects nos envían esta espectacular vivienda, ubicada en el noreste de Kuwait City, una localización privilegiada con vistas al skyline de la ciudad. Los arquitectos aceptaron el reto propuesto por los propietarios de construir sobre el mismo solar de su antigua vivienda, una nueva que mejorase su calidad de vida y, al mismo tiempo, aprovechase el potencial de su entorno. Así nació Secret House, una casa que alberga los anhelos de sus propietarios.

La vivienda se encuentra ubicada al noreste de Kuwait City, en una localización privilegiada con vistas al skyline de la ciudad. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

La vivienda se ha proyectado, especialmente, para resolver todas las necesidades del cliente, potenciando la intimidad y la idea de transparencia interna. En este sentido, Secret House se cierra totalmente hacia el exterior, y se hace muy abierta e intercomunicada en su interior, convirtiendo a las zonas de jardín y a la piscina en grandes protagonistas del programa. La vivienda, por tanto, se puede definir como un ejercicio de arquitectura introvertida que se convierte en un mirador hacia el skyline de la ciudad.

Los arquitectos plantearon la vivienda como un espacio que potencia la intimidad y la idea de transparencia interna, de ahí que se cierra al exterior y se hace muy abierta e intercomunicada en su interior. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

La búsqueda del entendimiento entre la cultura islámica de la familia y el estilo de vida occidental se ha trabajado desde la superposición de conceptos como la relevancia de las piezas principales en la fachada, la privacidad y la protección solar. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

Desde la calle, Secret House se percibe como un volumen rotundo, permeable, pero no transparente, privado y amable que desde el gran hueco de la terraza superior  permite ver la casa. Desde el interior, los filtros físicos que juegan con lo público y lo privado son los propios volúmenes que se abren o se cierran hacia sus habitantes. A lo largo de todo el proyecto, los arquitectos han buscado el entendimiento entre la cultura islámica de la familia y el estilo de vida occidental, para ello se ha trabajado la superposición de conceptos como la relevancia de las piezas principales en la fachada, la privacidad y la protección solar.

Desde la calle, la vivienda se percibe como un volumen rotundo en el que llama la atención el gran hueco de la terraza superior. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

La vivienda se ha desarrollado en diferentes niveles: tres alturas y un sótano. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

El programa se desarrolla en distintos niveles, tres alturas y un sótano, que se caracterizan por diferentes grados de intimidad. En la planta baja se ha instalado el jardín, la piscina y todas las áreas en las que se desarrollan las actividades más públicas. Lo primero que se ve al entrar a la vivienda es el gran jardín que se encuentra en una cota superior a la calle, garantizando su privacidad. En el interior, destacan dos zonas: un área de reunión para los invitados, que funciona como un pabellón independiente del resto de las estancias y se caracteriza por su gran visibilidad del jardín y por una disposición interna que favorece el diálogo, y el área de estar de la familia, que conecta la zona de la piscina con el jardín central. Este área funciona como un espacio donde las actividades de comedor, estar y cocina se relacionan abiertamente, reforzando el concepto de vida en familia.

Los espacios de jardín y la piscina adquieren un gran protagonismo dentro del programa. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

En la primera planta se encuentran los espacios más íntimos. Aquí se han instalado las tres habitaciones que se sitúan según su importancia, alternándose, a su vez, con espacios de uso diario de ámbito familiar. El dormitorio principal posee una situación privilegiada disfrutando de las vistas de la fachada principal. Los cuartos de los niños se han planteado como espacios sobre el jardín, estableciendo conexiones entre ellos, pero conservando cierta independencia. Como espacio de unión entre los dormitorios se ha creado un salón que se extiende desde el exterior con un patio privado independientemente del jardín central y aislado de las vistas de los vecinos.

La zona de la piscina está presidida por un deck cerámico que invita a disfrutar del agua. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

Un escalera que atraviesa el patio central conduce de la primera planta a la segunda, donde se han ubicado los espacios más exclusivos de la casa: el lounge, el gimnasio y sala de masaje, y la gran terraza cubierta panorámica que se abre a la fachada principal, a la ciudad y al mar. Para su realización los arquitectos se han decantado por una casa exteriormente bicolor (blanco y negro), configurada a partir de dos materiales: el mármol negro de Calatorao en las fachadas y los pavimentos de las zonas públicas y exteriores de la planta baja, para reforzar la levedad de la vivienda, y el estuco para las plantas superiores.

El gran jardín se caracteriza por la presencia de césped artificial, su vegetación y por un sistema de vaporizadores de agua que permite bajar las temperaturas cálidas típicas del clima de Oriente Próximo. Foto: © Nelson Garrido. Cortesía: AGI architects.

En el interior se ha buscado reforzar la claridad de la volumetría exterior, para ello se han empleado tres materiales: la piedra caliza de color beige claro en los pavimentos de los espacios comunes y baños, el bambú para los pavimentos de los espacios más privados, pero también para reforzar la sensación de profundidad visual en algunos planos de pared, en contraste con el estuco de color blanco neutralizando todos los demás planos de pared de la casa.  En la planta superior se ha utilizado la piedra negra en los suelos para vincular la terraza con el exterior y el jardín.  La zona de piscina se ha equipado con deck cerámico  y el jardín se caracteriza por la presencia del césped artificial y por un sistema de vaporizaciones de auga que permite bajar las temperaturas cálidas típicas del clima de Oriente Próximo. Una vivienda, por tanto, flexible que se adapta tanto a las necesidades de sus propietarios como a las características climáticas del lugar.

© AGi Architects.

FICHA TÉCNICA

Arquitecto: AGI architects
Equipo: Nasser B. Abulhasan, Joaquin Pérez-Goicoechea
Arquitectos colaboradores: Bruno Gomes, Raquel Soeiro, Sharifa Alshalfan, Hanan Alkouh, Daniel Muñoz, José Ángel del Campo
Ingenieros: Babu Ibrahim, Walead Fawzy El Demdash
Deliniantes: Robert Varguese, Naseeba Shaji, Abdul Hafiz Mohammed
Fotografías: Nelson Garrido

, , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies