5 consejos básicos para convertirte en un consumidor responsable y sostenible

¿Algunas vez te has preguntado cómo compras? ¿Eres compulsiv@, lees las etiquetas, te preocupas por la procedencia de lo que consumes, piensas sobre su manipulación? Te planteo 5 consejos para convertirte o saber si realmente eres un consumidor responsable y sostenible. ¡Vamos allá! 😉

5 consejos para empezar a convertirte en un consumidor responsable

 

La sostenibilidad y la responsabilidad como consumidores es algo a lo que no podemos darle la espalda o mirar hacia otro lado. El riesgo medioambiental en el que vivimos es realmente alarmante y un daño al ecosistema irreparable. Es prioritario que cada uno de nosotros tomemos medidas. Sí, tú también cuentas, yo también cuento… TODOS contamos. Los pequeños gestos que podamos hacer cada uno de nosotros suman y SUMAN mucho. Cuando uno adquiere un hábito con el que sabe que está haciendo un bien, no lo suelta nunca, se aferra y se convierte en un principio de vida.

 

Os cuento un poco de los ingredientes de este salteado

 

Vas a ver qué sencillo es lo que te propongo.

1.- No compres más de lo que puedas comer. ¡Que no te pueda la vista! Es importante hacerse una lista de cosas que se necesitan para la semana, revisar la despensa y salir a la compra con un idea clara para no dejarse seducir por productos innecesarios y tentaciones siempre poco saludables. Como siempre decimos en PFN, “menos es más”. Piensa que todo lo que compres de más, seguro que termina en la basura o caducado…

2.- Ojo con los productos envasados. ¿Para qué comprar un brócoli envasado en plástico, una bandeja de calabacines o una lechuga envasada? Evitemos al máximo los productos naturales envasados en plásticos, ¡estamos rodeados de ello! Solo sirven para contaminar y para quitar oxígeno y vida a un producto natural. Es necesario un activismo casero contra el plástico. Si tú, yo y TODOS dejamos de comprar verduras, frutas, hortalizas, pescados, carnes, pan… envasados en plásticos, los fabricantes tomarían medidas responsables, sostenibles y justas con el medio ambiente; seguro que no quieren ver cómo merman sus ingresos…  ¿Sabes que los océanos se están ahogando en plásticos?, ¿qué el plástico convencional no se biodegrada?,  ¿qué los plásticos generan gases de efecto invernadero?, ¿qué se están encontrando cada vez más restos de  plástico en el estómago de muchas especies marinas?, ¿que los microplásticos están en el aire y los respiramos? *.

3.- Huye de los alimentos ultraprocesados. Echa un vistazo a tu despensa, ¿tienes platos preparados de esos que tienen un listado enooooorme e ilegible de ingredientes? Hazme caso.. ¡¡huye de este tipo de alimentación!! Grasas saturadas, azúcares, conservantes, colorantes, saborizantes artificiales… comida desnaturalizada que pocos nutrientes te va aportar, solo calorías, grasas,  azúcares y sal. Redescubre el placer de cocinar lo que comes, no es necesario dedicar horas y horas en la cocina para preparar platos ricos, nutritivos y llenos de sabor, solo hay que quererse a uno mism@ y empezar a comprobar los grandes beneficios que tiene consumir lo que uno mismo cocina.

5 consejos para empezar a convertirte en un consumidor responsable4.- Apuesta siempre por la compra de proximidad, ¡demos riqueza a nuestros vecinos! ¿Para qué enriquecer a grandes grupos empresariales? Es vital apostar por una cesta de la compra protagonizado por alimentos frescos. Redescubre el placer de comprar en el mercado o en las tiendas de tu barrio. Siempre vas a adquirir un producto de mayor calidad, en muchso casos más económico y, por supuesto, libre de plásticos absurdos e innecesarios.

5.- Usa bolsas de tela. Hoy en día es tan fácil evitar las bolsas de plástico y de papel en las tiendas.  Por nada de dinero podemos tener nuestras propias bolsas de tela, de esas que se doblan tanto que caben en un bolsillo, y que nos pueden acompañen siempre para evitar generar residuos innecesarios y malgastar. También es muy recomendable tener bolsas pequeñas de algodón, tipo talegas, para perdirle a tu frutero que te introduzca en ellas tus frutas y verduras. Estas misma bolsas te permiten guardan tu compra en la nevera con tres ventajas: los alimentos se conservan mejor, las puedes reutilizar hasta el infinito (si se mancha las lavar y listo), y te va a hacer sentir muy bien ya que vas a ver cómo tus residuos de plásticos se reducen semana a semana, ¡Ojo!, ¿no me digas que eres de l@s que metes una calabaza en una bolsa de plástico?

Sencillo, ¿verdad? Empieza hoy mejor que mañana con estas prácticas, no hace falta que quieras hacer todas a la vez, ¡no te agobies! Pasito a paso pero con una pisada firme. 👟👟👟👟👟👟

El arte de comer implica saber cómo comprar y qué comprar. ¡Salud!

, , , , , ,

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies