Infiniski, Casa El Tiemblo

Sostenibilidad, diseño, bajo coste, rapidez, vanguardismo, funcionalidad y flexibilidad: la Casa El Tiemblo en Ávila (España) responde a los valores de la marca Infiniski, fundada por un grupo de jóvenes profesionales de diferentes disciplinas y nacionalidades: Loretxu García, trendanalist y periodista, Juliette Frey, marketing & comunicación, y los arquitectos Jaime Gaztelu y Mauricio Galeano, del estudio de arquitectura James&Mau.

Casa El Tiemblo en Ávila, diseñada por Infiniski. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

Los arquitectos han creado una vivienda sostenible y de diseño, con un presupuesto bajo, respetando los valores esenciales de calidad, funcionalidad y elegancia. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

Infiniski nació bajo el deseo de cubrir la carencia que existe actualmente de crear viviendas de diseño asequibles y sostenibles, respetando los valores esenciales de calidad, funcionalidad y elegancia. Con sus diseños Infiniski desea crear espacios de vida donde se puede experimentar la noción de lujo, pero de manera accesible y sostenible.

La decoración y el mobiliario de la vivienda es de Becara. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

La casa se extiende a través de 190 m2 en forma de "L". Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

Desde el estudio nos acaban de enviar su último proyecto Casa El Tiemblo, una vivienda de 190 m2 en forma de “L” cuya estructura se forma a partir de cuatro contenedores marítimos reutilizados. Una estructura metálica secundaria sirve como soporte estructural de los dos contenedores de la planta primera.

El interior ofrece máxima confortabilidad para sus propietarios, al tiempo que desarrolla estrategias para el ahorro energético. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

La estructura de la vivienda está formada por cuatro contenedores marítimos reutilizados. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

Como en todos sus proyectos,  Infiniski ha buscado que Casa El Tiemblo se adapte a las condiciones del entorno natural de la parcela para lograr su máxima autonomía energética. La cara principal mira hacia el sur con bellas vistas al valle y la montaña, lo que le permite recibir directamente el sol en invierno para calentar la fachada exterior principal. La casa se haya a una altitud mayor de 1.100 metros, por lo que los inviernos son muy duros, de ahí que la elección de contenedores va a facilitar una radiación calorífica mayor en estos meses, complementada por el sistema ecológico de calefacción de biomasa.

Las puertas y ventanas se han organizado para favorecer la ventilación cruzada natural refrescante. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

Las amplias ventanas permiten que la luz natural circule libremente por el espacio. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

Los arquitectos, al tratarse de una vivienda de bajo presupuesto, han explotado al máximo, por una lado, la belleza de los contenedores y, por otro, su capacidad de generar calefacción natural.  La idea es que esta volumetría sea, poco a poco, absorbida por la vegetación existente del terreno, creando una piel vegetal exterior que proteja del calor en verano. A su vez, las puertas y ventanas se han organizado dentro del espacio en “L” para favorecer la ventilación cruzada natural refrescante.

Vista parcial de la cocina con acceso directo al jardín. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

Detalle de la cocina. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

El cerramiento interior está formado por aislamiento de celulosa, procedente del papel periódico reciclado, y corcho en algunos lugares, así como el fermacell que sustituye al pladur (dry-wall) con una composición ecológica.

Vista de una de las habitaciones. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

El cerramiento interior está formado por aislamiento de celulosa procedente del papel periódico reciclado, corcho y fermacell. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

La vivienda se divide en dos plantas:  salón-comedor, cocina americana, aseo en planta baja y en la primera planta se ha situado el estudio, baño y habitación principal en suite con walking closet.

Los contenedores reutilizados ofrecen un look a la vivienda muy personal y original. Foto: © Pablo Sarabia. Cortesía: Infiniski.

La zona destinada a las visitas se encuentra en la planta baja de la segunda parte de la “L”. El diseño general permite una cierta independencia entre zonas principales y zonas de invitados, logrando mejorar la privacidad y garantizando un mayor control de los consumos energéticos en todo el programa.

FICHA TÉCNICA

Arquitecto: James & Mau
Constructor: Infiniski
Año: 2010
Tiempo: 6 meses

, , , ,

2 Responses to Infiniski, Casa El Tiemblo

  1. Urmas 24 diciembre, 2010 at 13:42 #

    Great blog it’s not often that I comment but I felt you deserve it.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Vivir en un contenedor. | más manuti - 17 noviembre, 2010

    […] hay un post muy completo en el blog Punta […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies